Jonas Kaufmann inaugura la IV edición del festival Santa Catalina Classics con una actuación maestra junto a la mezzosoprano Anita Rachvelishvili

26 DE junio DE 2024

Los jardines de Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel se vistieron de gala, un año más, para ser el escenario de un concierto épico, con el emblemático hotel como telón de fondo, en el que los más de 1.500 asistentes disfrutaron de una gala lírica muy especial que dio comienzo a la IV edición del festival Santa Catalina Classics, organizado por Barceló Hotel Group

Este concierto fue dedicado en memoria y a la figura de Don Jerónimo Saavedra.


Las Palmas de Gran Canaria, 26 de junio de 2024. – Ayer, martes 25 de junio, Santa  Catalina, a Royal Hideaway Hotel acogió el primer concierto del festival de música  clásica Santa Catalina Classics en su IV Edición, protagonizado por el considerado  como “el tenor del siglo”, el alemán Jonas Kaufmann. En esta ocasión, el tenor  estuvo acompañado por la mezzosoprano Anita Rachvelishvili y por la Orquesta  Filarmónica de Gran Canaria, una de las agrupaciones sinfónicas más destacadas  de la actualidad, bajo la batuta de su director Artístico y Titular Karel Mark Chichon.  

Los asistentes vivieron una velada mágica en la que estos incomparables artistas  ofrecieron una interpretación magistral de un repertorio que trajo al escenario algunas  de las páginas más emotivas de la lírica.  

Las armonías con las que comenzó esta Gala Lírica nos transportaron al universo  sonoro de Hector Berlioz, quien, a través de la «Rákóczi March» (Marcha húngara),  de La Damnation de Faust, creó una obra llena de acentos vivos y enérgicos. Como  golpe de contraste, sonoro y vocal, irrumpió el aria «Mon cœur s’ouvre à ta voix», de  Camille Saint-Saëns, a través de la voz, cálida pero apasionada de la Anita 

Rachvelishvili. A lo largo de las arias de tenor, se logró percibir la maestría de Jonas  Kaufmann, quien, con su inconfundible timbre envolvente y el dominio de los agudos y  de los pasajes más líricos, transmitió la esencia de la partitura en cada una de sus  intervenciones. La gala culminó con un segmento dedicado a la ópera Carmen, de  Georges Bizet, un verdadero punto culminante del repertorio operístico en el que  ambas voces brillaron con el dueto «C’est toi!».  

En palabras del propio Kaufmann: “Para mí, cantar al aire libre ha sido una  experiencia maravillosa en la mayoría de los casos, por ejemplo, en el Teatro del  Bosque de Berlín, el Arena de Verona o el parque del castillo de Peralada, porque el  ambiente es muy especial. El reto radica en dos aspectos: la acústica y el calor; en mi  último concierto en Verona aún había más de treinta grados a las nueve de la noche.  Como cantar es un deporte de alto rendimiento, puede imaginarse lo que esto  significa”.  

Asimismo, refiriéndose al público no tan familiarizado con la música clásica o la ópera,  el tenor alemán añadió que “Los cantantes de ópera tenemos una tecla que puede  desbloquear el corazón de casi cualquier humano. Puedo hacer que la gente llore con  esta música, con estas emociones. La ópera es emoción en su forma más intensa”.  

Muchos de los asistentes continuaron la velada disfrutando de una propuesta  gastronómica local en el restaurante Doramas, así como de una cena de gala en el  emblemático salón Palmeras, el cierre perfecto de una noche única.  

Con esta nueva edición, Barceló Hotel Group mantiene su compromiso con la cultura,  así como de su afán por perpetuar su mecenazgo en el circuito de música clásica a  nivel nacional e internacional. La iniciativa se suma al importante legado cultural que  ostenta Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel desde su inauguración hace más de  130 años, y no sería posible sin la colaboración del Instituto Canario de Desarrollo  Cultural y Promotur, sociedades del Gobierno de Canarias, el Cabildo de Gran  Canaria, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, así como de varias  empresas del sector privado, entre las que se encuentran, Saphir Joyeros, Marsh,  CaixaBank, Mercedes-Benz (Louzao Canarias), Grupo DISA, Grupo Constant o L’Or  Professional.  

La buena acogida que mantiene el festival, desde su primera edición, por los  ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria merece, sin duda, también un  agradecimiento muy especial.  

Una programación artística del más alto nivel, sin  dejar de apostar por los nuevos talentos  

A lo largo de cuatro años, el Festival Santa Catalina Classics se ha ido consolidando  como un espacio de referencia dentro de la escena de la música clásica a nivel  internacional. Bajo un mismo concepto, ha logrado reunir no sólo la genialidad y perfección de figuras consagradas mundialmente, sino también el talento y la  potencialidad de las nuevas generaciones.  

La programación artística de esta IV edición incluirá grandes momentos de  inspiración. El concierto de gala ha marcado el inicio del festival, que aún tiene mucho  por ofrecer a su público.  

Dentro del Ciclo de Jóvenes Talentos, este año se dará voz al violinista Kiran  Rosselló, becario de la Fundación Barceló, el 20 de septiembre. Por otro lado, en el  Ciclo de Cámara acogerá a artistas de la talla del cellista Alban Gerhardt y el  pianista Steven Osborne, que deleitarán al público en un recital con obras de  Beethoven, Schumann y Brahms, el 25 de octubre. Asimismo, se escucharán algunas  de las agrupaciones más representativas del momento, Alinde Quartett, que, junto al  pianista Dmitry Ablogin, propondrá un recorrido por el repertorio romántico,  interpretando obras de Schubert, Schumann y Schnitke, el 22 de noviembre. 

Además, como complemento de estas citas musicales, el festival ofrecerá momentos  de reflexión artística de la mano del director Artístico del festival, D. Felipe Aguirre,  a través de las Charlas musicales, que, además de abordar de manera amena y  didáctica temas relacionados con la música, se proyectará nuevamente como espacio  para el trabajo con jóvenes estudiantes de interpretación instrumental, en colaboración  con el Conservatorio Superior de Música de Canarias. Por último, la temporada  finalizará con una propuesta de Maridaje Sonoro, una experiencia sensorial que aúna  el disfrute enológico con el estético.  

Una música excelente y un entorno privilegiado, enmarcado por el emblemático hotel  Santa Catalina, a Royal Hideaway son un deleite único para los sentidos.  

Para más información y reservas: www.santacatalinaclassics.com